El Faisán un ave con estilo

Faisán - Pheasant

Faisán común

Originario de Asia, el faisán es ave cuya cría no está muy generalizada en España y que, pese a poseer un fuerte instinto de vida en libertad, se adapta perfectamente a la domesticación. Pertenece a la familia de las gallináceas, y posee un hermoso plumaje, del que son muestra especial las variedades dorada y plateada. Su tamaño es mediano. Su carne es delicada y de sabor exquisito. 

Esta gallinácea llegó al viejo continente en el siglo XI, de la mano de los romanos que no solo introdujeron el faisán en Italia sino también en otros países del Imperio romano.

Como ave de caza, el faisán se han introducido con éxito, habita lugares boscosos y campiñas donde existen cultivos con algún punto de agua permanente. Se alimenta de semillas, raicillas, hierbas e insectos cuando son pollos. El macho es por regla general de colores y aspecto más brillante que la hembra. Pasan gran parte del tiempo en el suelo, buscando su alimento. Escarban la tierra con las patas, como hacen las gallinas domésticas, buscando semillas, gusanos e insectos. Tienen largas y poderosas patas, que les permiten correr lejos y deprisa, de modo que muchas veces prefieren huir corriendo en vez de volar, cuando se ven perseguidos. Sin embargo, cuando levantan el vuelo pueden hacerlo casi verticalmente con sus cortas pero anchas alas.

 

Muchos faisanes anidan en el suelo, haciendo un hueco debajo de un arbusto, o incluso entre hojas muertas en el suelo del bosque. Algunas especies prefieren poner sus huevos en posición elevada, y en estos casos suelen adoptar el viejo nido de otra ave como una paloma.

Aunque algunos faisanes son polígamos, e incluso promiscuos, por lo menos 16 géneros son monógamos.

 

En cuanto a su plumaje, el faisán es un ave con mucho estilo.  Hay numerosas razas del faisán común Phasianus colchicus procedente de Asia. El faisán verde Phasianus versicolor es de forma similar, pero sólo se encuentra en Japón.

El faisán de sangre o faisán sanguíneo Ithaginis cruentus parece una perdiz por su forma y tamaño, y es de colores muy delicados. El macho es gris azulado, verde pálido en el vientre, y marcas rosadas en el cuello y debajo de la cola. Viven a mayor altitud que ningún otro faisán, en las montañas del centro de Asia, entre los 2700 y los 45000 m, según la época. El koklas, Pucrasia macrolopha, es de mediano tamaño y de colores oscuros. El macho tiene larga cresta de plumas verde oscuro y castaño, la cabeza es verdinegra y las partes superiores del cuerpo de color gris plateado rayado de castaño. La hembra es de tonos oscuros. Se le encuentra en el Himalaya desde Afganistán hasta el centro de Nepal y al noroeste de Tibet y el este de China, y vive en los bosques montañosos entre los 1200 y los 4000 m.

 

Gruesos y robustos, los machos de tres especies de Lophophorus son los más brillantemente coloreados de todos los faisanes. El brillo iridiscente de su plumaje sólo admite comparación con el de los colibríes. Su disposición va desde Afganistán hasta China, siempre por zonas montañosas. Estos escarban con el pico y no emplean para ello los pies.

Las diez especies pertenecientes al género Lophura, son los de mayor talla y tienen largas patas con espolones grandes. La cola es comprimida y en forma de peine. Tiene grandes orejillas peladas en la cara, alrededor de los ojos, azules en dos de las especies, y rojas en todas las demás. Viven en bosques de poca o moderada altitud en el Himalaya, Taiwan y Borneo. El faisán plateado es el más conocido de este género, y el más frecuente en cautividad.

Otras especies son el faisán orejudo Crossoptilon, de orejas blancas, de orejas marrones, y de orejas azules. Todos ellos son aves grandes y llamativas, adaptadas a vivir en grandes altitudes, que obtienen su alimento escarbando con sus picos poderosos. Proceden de China, Tibet y Mongolia.

El género Catreus wallichi, es de similar coloración verde y castaño oscuro en ambos sexos. Vive en los bosques del Himalaya Occidental y Nepal, entre los 1200 y los 3000 m de altitud.

Hay otras cinco especies, definidas como faisanes de larga cola, Syrmaticus, que incluyen el faisán de Elliot, del este de China, el de cola barrada de Birmania, el faisán mikado de Taiwán, el cobrizo del Japón y el de Reeves de China. Este último es el más criado en cautividad y el más conocido.

 

Las dos especies de faisán rufo Chrysolophus, el faisán dorado y el de faisán de Lady Amherst, son de los más hermosos y populares. Los machos, en el cortejo nupcial, despliegan sus plumajes a la manera de los pavos reales. Ambas especies provienen de las montañas del centro de China.

Los Polyplectron son pequeños con plumaje de dibujos complicados. Ponen sólo dos huevos en cada incubación. Hay seis especies que habitan los bosques tropicales del sudeste de Asia, desde el este del Himalaya, hacia el sur de Sumatra y al este hasta Borneo y Polawan.

El gran argus, Argusianus argus, es uno de los faisanes más especializados, y aunque el plumaje del macho carezca de los brillantes colores que tienen los de otras especies, su despliegue, que es uno de los más notables que puedan encontrarse en el mundo de las aves, compensa sobradamente. Las plumas secundarias de las alas son muy anchas, y de gran longitud, con una línea de hermosos ojos a lo largo de cada pluma, mientras que las dos plumas centrales de la cola son también largas, y están enrolladas hacia el final.

Durante el despliegue, el macho argus se encara con la hembra, bate y extiende sus alas, y las dobla hasta tocar su cabeza. Las puntas de las dos plumas de la cola se proyectan por encima del arco de plumas. Viven en los bosques tropicales de Malaya, Sumatra y Borneo. El macho prepara un área para los despliegues, desde la cual atrae a las hembras con su profundo canto.

El macho del argus crestado Rheinartia ocellata es notable por la longitud y anchura de las plumas centrales de su cola, que alcanzan 1,5 m de largo y 15 cm de ancho. Sus costumbres se asemejan a las del anterior, y habita los bosques tropicales de Vietnan, Laos y península Malaca.

Y en lo que respecta al Valle de Laciana, he de deciros que no tenemos ningún faisán, aunque antigüamente los lacianiegos llamaban al urogallo  faisán.

 

Anuncios

4 comments

  1. Me ha encantado esta exposición y también las fotografías. Efectivamente recuerdo, yo que viví mi niñez y algún año más en Rabanal de Abajo, decir siempre “el faisán”, incluso escuché a alguien en aquellos lejanos años que madrugaban mucho para tratar de cazar en las proximidades de la braña “el faisán”, posteriormente ya viviendo en León me di cuenta que, a la vista del emblema lacianiego que todos hemos puesto alguna vez en el coche, no era “el faisán” sino el “urogallo”, y me lo confirmaron varios escritos sobre este tema, incluido éste. Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s