Macrolepiota procera, y su confusión frecuente con Macrolepiota rhacodes

 

macrolepiota procera confusión frecuente con Macrolepiota rhacodes

Macrolepiota procera  y su confusión frecuente con Macrolepiota rhacodes

 

El principal atractivo de la “búsqueda y captura” de Macrolepiota procera es su valor gastronómico, aunque es importante destacar que la inexperiencia suele generar confusión con Macrolepiota rhacodes. En Rioscuro donde más variedad de setas Macrolepiota procera encontramos, debido fundamentalmente a la riqueza de materia orgánica que se almacena en el suelo, es en los bosques. En comunidades de carácter herbáceo, susceptibles de siega o pastoreo, también podemos encontrar especies heliófilas como Macrolepiota procera.

Normalmente se considera el otoño como la estación más apropiada para la fructificación de los hongos. A pesar de ello, también hay bastantes que lo hacen en primavera, y otros, en menor número, durante el verano e invierno. En el otoño, después de las lluvias de finales de verano, es cuando Macrolepiota procera aparece en Rioscuro, abunda en octubre y noviembre.

Hay que reconocer que la recolección de Macrolepiota procera está impulsada por su  valor gastronómico. La calidad culinaria de Macrolepiota procera viene determinada por sus características organolépticas (el sabor, el perfume, la consistencia, etc….) Aunque sobre gustos no hay nada escrito Macrolepiota procera suele estar en el top 10 de las setas preferidas por los micófilos.

Solo se consume el sombrero, el pie es muy fibroso e “incomestible”, aunque se puede hervir aparte y usar el caldo reducido para dar sabor y aroma a guisos y salsas.

Otra confusión frecuente es la idea de que las setas son vegetales, las setas no son vegetales, pertenecen al Reino Fungi, la palabra fungi significa hongo en latín. Las setas presentan, en general, ventajas con respecto a los vegetales por la cantidad de proteínas. Pero también hay que tener en cuenta que algunos de sus componentes no son asimilados, quiere decir que a nuestro estómago le cuesta procesar ciertas macromoléculas de las setas, por lo que en grandes cantidades son indigestas, por ello no es conveniente abusar.

La composición química de las setas puede considerarse la siguiente:

  • Agua: entre 80% y 90%
  • Materias minerales: entre 0,5% y 1,5%, sobre todo potasio y fósforo.
  • Glúcidos no asimilables: entre 2% y 4%.
  • Lípidos (grasas): entre 0,05% y 2%.
  • Prótidos: entre 0,5% y 7%.
  • Vitaminas A, B (B1, B2), C, D.
  • Oligoelementos: zinc, cobre, aluminio, cadmio.
  • Colorantes, esencias aromáticas, ácido cianhídrico.

Macrolepiota procera es una seta con alto contenido proteíco, es una de las setas que más proteínas tiene entorno a 4,5 g por cada 100 g de setas frescas. Su contenido en agua es elevado, lo que provoca sensación de saciedad y su valor calórico es bajo (25-35 cal/100 g) lo que convierte a Macrolepiota procera en un alimento ideal para incluir en las dietas de adelgazamiento. Aportan fibra a la dieta y es de destacar su contenido en mineralesantioxidantes y ayudan a prevenir enfermedades como las cardiovasculares o el cáncer. Su valor nutricional sumado a sus excepcionales características organolépticas convierten a Macrolepiota procera en un alimento muy valorado.

tabla macrolepiota procera

Macrolepiota procera – Valor nutricional

Las setas tienen el inconveniente, desde un punto de vista meramente gastronómico de que, en ciertas épocas del año, desaparecen de la “faz de la tierra”. Para subsanar esta desventaja se intenta conservarlas mediante distintas técnicas.

Macrolepiota procera, y su confusión frecuente con Macrolepiota Rhacodes

Para evitar la confusión de Macrolepiota procera con otras setas como Macrolepiota Rhacodes, es necesario conocer las principales características morfológicas de esta seta.

Macrolepiota procera pertenece a la familia Agaricaceae. Vulgarmente en Rioscuro de Laciana se la conoce como Parasol, aunque puede recibir otros nombres como apagador, parasol, nariz de gato, paloma, galamperna, cucurril, choupin o matacandelas.

Tiene un sombrero grande, de 10-30 cm, primero ovoide, al final aplanado, con mamelón central. Con una gruesa cutícula, de color pardo que se fragmenta en grandes escamas, caducas y separables, a partir de la periferia. Borde festoneado.

Es un hongo con láminas, Libres, blandas. Blanquecinas, que se oscurecen en la arista.

Su pie es de 10-40 x 1-3 cm, bulboso, superficie fuertemente teñida de colores pardos, con numerosas bandas jaspeadas que recuerda a la piel de serpiente, con escamas de color marrón a negruzco, es decir un pie atigrado o zonado fuertemente. 

Anillo doble, móvil, blanco en la parte superior y marronáceo en la inferior.

La carne es blanca, tierna. De olor agradable y cierto sabor a avellana.

La esporas son elipsoidales, de 15-20 x 10-30 µm, con poro germinativo, dextrinoides. La esporada blanca.

Su hábitat principal son prados, brezales, claros de bosque.

Macrolepiota procera, confusión frecuente con Macrolepiota rhacodes y Lepiota cristata

Macrolepiota procera, confusión frecuente con Macrolepiota rhacodes

Es importante tener un mínimo de conocimiento a la hora de recolectar setas para evitar la confusión con otros ejemplares. En el caso de Macrolepiota procera es muy frecuente confundirla con Macrolepiota rhacodes, algo menos común con Lepiota cristata, pero también se han dado casos. Algunas diferencias de estas setas con respecto a la parasol son las siguientes:

  • Macrolepiota rhacodes tiene las escamas mayores, la carne enrojece al corte y el pie es liso (sin escamas), afortunadamente Macrolepiota rhacodes también es una seta comestible.
  • Lepiota cristata, aunque es más raro, en ocasiones los no iniciados pueden encontrar cierto parecido con Macrolepiota procera, lo que les lleva a la confusión, y desgraciadamente Lepiota cristata sí es una seta tóxica (venenosa). Aunque hay muchas diferencias algunas son fáciles de observar, por un lado posee un sombrero inferior entorno a 2-4 cm. El pie es mucho más corto y estrecho, blanco, enrojecido finalmente, hueco.

Como conclusión, tanto en Macrolepiota rhacodes como Lepiota cristata, va a ser muy fácil ver la diferencia con respecto a Macrolepiota procera fijándonos en los pies. De todas formas, no aconsejo a ningún lector que se aventure a recoger setas sin conocimientos previos.

Vídeos realizados por  JenniferManteca en Rioscuro de Laciana, León